Sunass compartió experiencia peruana sobre el componente ambiental en la tarifa de agua potable con países de Centroamérica

 

Lima, 1 de diciembre de 2021.- El presidente ejecutivo de la Sunass, Iván Lucich Larrauri, compartió la experiencia peruana en relación con la inclusión de la retribución por servicio ecosistémico en la tarifa de agua potable, mediante la cual los usuarios pagan un porcentaje de su tarifa para ser invertidos en proyectos de Mecanismos de Retribución por Servicios Ecosistémicos (Merese).

Fue durante el taller “Calculando la tarifa ambiental de agua: retos, oportunidades y beneficios”, organizado por The Nature Conservancy – Guatemala, cuyo tema adquiere gran importancia debido a la necesidad de conservación del agua, en un contexto de acelerada degradación ambiental como consecuencia del cambio de uso de la tierra y el cambio climático que ponen en riesgo la disponibilidad de agua para los servicios de saneamientos.

En el Perú, a diferencia de Costa Rica, el esquema de pago por servicio ambiental es obligatorio, lo cual habría contribuido a que las empresas de agua potable, en un tiempo relativamente corto, conozcan sus fuentes de agua y establezcan acuerdos de conservación con las comunidades campesinas que contribuyen a la provisión de los servicios ecosistémicos hídricos.

Actualmente, en nuestro país, 41 EPS cuentan con reservas para proyectos Merese. Y son once prestadoras de saneamiento las que han ejecutado o están ejecutando sus fondos a través de los MERESE-H. De estas, ocho EPS han desarrollado 17 proyectos con una inversión total que asciende a S/20,709,313.00 soles, de los cuales ya se ha ejecutado S/13,225,363.00 soles.

En el evento se informó que, en el Perú, se está constatando una rápida recuperación de los ecosistemas de las microcuencas que estaban más degradadas, producto de las acciones de conservación.

Otra evidencia mostrada tiene que ver con una importante disposición, de parte de los usuarios de los servicios de saneamiento, a pagar para conservar sus fuentes de agua con el fin de asegurar la disponibilidad de agua y la confiabilidad de su abastecimiento. Incluso, en muchos casos, están dispuestos a pagar más que por otros atributos que tiene el servicio de agua potable.

En el taller se fundamentó por qué la inclusión del componente ambiental en la tarifa del servicio de agua potable es más eficiente y eficaz para asegurar la conservación de las fuentes de agua frente a otras alternativas, como el uso de cargos o tasas impositivas, subsidios o transferencia del tesoro público.

Finalmente, como lecciones aprendidas de este proceso, el titular de la Sunass destacó la importancia de apoyar las iniciativas locales en la gestión de recursos hídricos a nivel microcuenca a través de la conformación de plataformas de buena gobernanza, debido a que este proceso contribuye a gestionar los conflictos sociales por el agua; más aún cuando el monto de la retribución por servicios ecosistémicos en el Perú no solo incluye el costo del proyecto de conservación sino también el costo de oportunidad que incurren las comunidades al dedicar una porción de su territorio a conservar las fuentes de agua para la ciudad. Otra lección es la de promover una cultura de gestión adaptativa de los ecosistemas y monitoreo hidrológico participativo debido a que no todas las intervenciones generan los resultados esperados.