Nueva fuente de agua para Lima debe considerar la gestión de los ecosistemas

Iván Lucich, presidente del Consejo Directivo de la Sunass, participó en el Foro de la Economía del Agua realizado en Puebla (México).

 

Lima, 4 de julio de 2019.- Lima está en un desierto y concentra a un tercio de la población del Perú, por lo que la nueva fuente de agua para la capital, independientemente de si se va a trasvasar el recurso de una cuenca o desalarlo del mar, debe considerar la gestión de los ecosistemas y aspectos ambientales, sociales y económicos, afirmó el presidente del Consejo Directivo de la Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (Sunass), Iván Lucich, en el Foro de la Economía del Agua, realizado en Puebla (México).

Argumentó que esta posible solución se debe a la mayor demanda de agua en Lima y a que, aún, una parte de los usuarios no es consciente de que el agua es escasa y se desperdicia.

“Más allá de los aspectos vinculados a la regulación, estas alternativas de fuentes, entre un nuevo trasvase o desalar el líquido del mar, deben incluir la participación de las comunidades y la gestión de los ecosistemas, lo que permite regular los cursos de agua. Ese es el reto mayor”, expuso.

Iván Lucich precisó que la regulación del sistema debe basarse en ecosistemas y complementarse con infraestructura gris porque contribuye a la Gestión de Riesgo de Desastres, a la calidad del agua, a la retribución de servicios ecosistémicos y al saneamiento rural.

Adicionó que la participación de las comunidades campesinas en la gestión del agua contribuye a la conservación y regulación hídrica.

“Esto permite contener avenidas y gestionar los riesgos de desastres. Independientemente de cualquiera que sea la nueva fuente de agua para Lima se requiere la regulación en época de estiaje”, refirió.

 

INTERCULTURALIDAD

Iván Lucich señaló que mejorar la provisión del agua potable en la ciudad depende de cómo se gestiona el territorio donde se origina el recurso hídrico y ello implica la relación con las comunidades y pueblos indígenas.

“En términos de gobernanza, aún tenemos deficiencias para construir relaciones positivas con las comunidades y darle valor a las actividades vinculadas a la gestión del territorio y del recurso hídrico. El agua potable depende, fundamentalmente, de cómo gestionamos el territorio y ello involucra cómo nos relacionamos con las comunidades y los pueblos indígenas y esto tiene relación con el trabajo de interculturalidad”, afirmó.

Cabe indicar que el presidente del Consejo Directivo de la Sunass participó, el último martes, en la tercera sesión de la undécima edición de El Foro de la Economía del Agua, denominada “Resiliencia versus irreversibilidad de las grandes áreas metropolitanas en la gestión de los servicios de agua: Ciudad de México, Lima o Sao Paulo”, junto a Adrián Pedrozo Acuña, director general del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTA) y Jerson Kelman, docente de la Federal University of Rio de Janeiro and chairman of the board of ENEVA (Brasil).