Autonomía de los reguladores garantiza decisiones técnicas en la fijación tarifaria

Así como en el establecimiento de los niveles de calidad del servicio. La OCDE, en informe sobre el Osiptel, destaca la importancia de la independencia de los reguladores.

 

Lima, 11 de marzo de 2019.-  La Superintendencia Nacional de Servicios de Saneamiento (Sunass) saluda a Osiptel por el resultado positivo en la evaluación de desempeño realizado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en cuyo informe se resalta que los beneficios de la regulación económica independiente son relevantes y valiosos en el actual contexto político peruano, afectado por la inestabilidad en los últimos años.

También enfatiza que los reguladores económicos deben ser ejemplos de integridad y transparencia, dado el papel que cumplen en la prestación de servicios públicos.

Es así que, en el informe de evaluación, la OCDE señala que “la independencia de los reguladores y su capacidad para tomar decisiones técnicas, basadas en evidencias, les da la posibilidad de actuar como baluartes contra la influencia indebida y la corrupción, aumentando la integridad en la administración pública”.

En este sentido, Iván Lucich Larrauri, presidente del Consejo Directivo de la Sunass, afirma que “como regulador de los servicios de saneamiento, esta entidad es el único organismo del Estado que aprueba tarifas y precios de los servicios a cargo de las empresas prestadoras de agua a nivel nacional, a fin de garantizar que la población usuaria reciba servicios de saneamiento en condiciones de calidad, por ello sus decisiones regulatorias son imparciales”.

Asimismo, señaló que actualmente el 75 % del presupuesto de la Sunass es transferido por el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento (MVCS), entidad que tiene a su cargo la administración de varias empresas como Sedapal, EPS Grau, Aguas de Tumbes y 18 que se encuentran en el Régimen de Apoyo Transitorio (RAT), que son fiscalizadas por la Sunass, situación que podría dificultar una regulación independiente. “Lo que es contrario a los principios de la buena gobernanza regulatoria de la OCDE”, indicó Lucich.

Cabe precisar que la misma evaluación realizada por la OCDE a Osiptel se aplicará al Osinergmin, Ositran y, posteriormente, a la Sunass.